7 Por eso, Dios volvió a fijar un día, que es «hoy», cuando mucho después declaró por medio de David lo que ya se ha mencionado:«Si ustedes oyen hoy su voz,no endurezcan el corazón».a