24 pero como Jesús permanece para siempre, su sacerdocio es imperecedero.