18 De ahí que ni siquiera el primer pacto se haya establecido sin sangre.