7 Luego oí una voz que me decía: “Levántate, Pedro; mata y come”.