37 Pero aquel a quien Dios resucitó no sufrió la corrupción de su cuerpo.