9 Los que me acompañaban vieron la luz, pero no percibieron la voz del que me hablaba.