31 Al retirarse, decían entre sí:—Este hombre no ha hecho nada que merezca la muerte ni la cárcel.