25 Así que ¡ánimo, señores! Confío en Dios que sucederá tal y como se me dijo.