14 Además, como vieron que los acompañaba el hombre que había sido sanado, no tenían nada que alegar.