22 pues el hombre que había sido milagrosamente sanado tenía más de cuarenta años.