18 »Vengan, pongamos las cosas en claro—dice el SEÑOR—.¿Son sus pecados como escarlata?¡Quedarán blancos como la nieve!¿Son rojos como la púrpura?¡Quedarán como la lana!