22 Tu plata se ha convertido en escoria;tu buen vino, en agua.