Profecía contra Damasco

1 Profecía contra Damasco:«¡Miren a Damasco!¡Ya no será una ciudad!¡Será convertida en un montón de escombros!
2 Abandonadas quedaránlas ciudades de Aroer;serán pastizales donde los rebañoscomerán sin que nadie los asuste.
3 Efraín perderá la ciudad fortificada;Damasco se quedará sin realeza.Los sobrevivientes de Aram y sus riquezasserán para los hijos de Israel—afirma el SEÑORTodopoderoso—.
4 »En aquel día se debilitará la gloria de Jacoby se consumirá la gordura de su cuerpo.
5 Será como el segador que recoge la miesy cosecha el grano con su brazo;será como cuando se recoge el granoen el valle de Refayin.
6 Pero quedarán algunos rebuscos,como cuando se sacude el olivoy dos o tres aceitunas se quedanen las ramas más altas,y tal vez cuatro o cincoen todas las ramas del árbol».Lo afirma el SEÑOR, el Dios de Israel.
7 En aquel día buscará el hombre a su Hacedor;fijará la mirada en el Santo de Israel.
8 Ya no se fijará en los altares,que son obra de sus manos;ni volverá la mirada a las imágenes de Aserá,ni a los altares de inciensoque sus dedos fabricaron.
9 En aquel día las ciudades fortificadas, que fueron abandonadas por causa de los israelitas, serán como lugares abandonados que se convierten en bosques y matorrales. Todo será desolación.
10 Porque te olvidaste del Dios de tu salvación;no te acordaste de la Roca de tu fortaleza.Por eso, aunque siembres las plantas más selectasy plantes vides importadas,
11 aunque las hagas crecer el día que las plantes,y las hagas florecer al día siguiente,en el día del dolor y de la enfermedad incurablela cosecha se malogrará.
12 ¡Ay del rugido de muchas naciones!¡Braman como brama el mar!¡Ay del clamor de los pueblos!¡Su estruendo es como el de aguas caudalosas!
13 Aunque esos pueblos braman como aguas encrespadas,huyen cuando él los reprende,arrastrados por el vientocomo la paja de los cerros,como el polvo con el vendaval.
14 Al atardecer, ¡terror repentino!Antes del amanecer, ¡ya no existen!Tal es el destino de quienes nos despojan;eso les espera a quienes nos saquean.