4 Por eso dije: «Apártense de mí;voy a llorar amargamente.No insistan en consolarme:¡la hija de mi pueblo ha sido destruida!»