4 Porque tú has sido,en su angustia,un baluarte para el desvalido,un refugio para el necesitado,un resguardo contra la tormenta,una sombra contra el calor.En cambio, el aliento de los crueleses como una tormenta contra un muro,