Ay de Efraín

1 ¡Ay de la altiva corona de los borrachos de Efraín,de la flor marchita de su gloriosa hermosura,que está sobre la cumbre de un valle fértil!¡Ay de los abatidos por el vino!
2 Miren, el Señor cuenta con alguienque es fuerte y poderoso:Este echará todo por tierra con violencia,como tormenta de granizo,como tempestad destructora,como tormenta de aguas torrenciales,como torrente desbordado.
3 La altiva corona de los borrachos de Efraín,será pisoteada.
4 Esa flor marchita de su gloriosa hermosura,sobre la cumbre de un valle fértil,será como higo maduro antes de la cosecha:apenas alguien lo ve y lo tiene en la mano,se lo traga.
5 En aquel día el SEÑORTodopoderososerá una hermosa corona,una diadema gloriosapara el remanente de su pueblo.
6 Él infundirá espíritu de justiciaal que se sienta en el tribunal,y valor a los que rechazanlos asaltos a la puerta.
7 También sacerdotes y profetasse tambalean por causa del vino,trastabillan por causa del licor;quedan aturdidos con el vino,tropiezan a causa del licor.Cuando tienen visiones, titubean;cuando toman decisiones, vacilan.
8 ¡Sí, regadas de vómito están todas las mesas,y no queda limpio ni un solo lugar!
9 «¿A quién creen que están enseñando?¿A quién le están explicando su mensaje?¿Creen que somos niños recién destetados,que acaban de dejar el pecho?
10 ¿Niños que repiten:“a-b-c-ch-d, a-e-i-o-u,un poquito aquí, un poquito allá”?»a
11 Pues bien, Dios hablará a este pueblocon labios burlones y lenguas extrañas,
12 pueblo al que dijo:«Este es el lugar de descanso;que descanse el fatigado»;y también:«Este es el lugar de reposo».¡Pero no quisieron escuchar!
13 Pues la palabra del SEÑORpara ellos será también:«a-b-c-ch-d, a-e-i-o-u,un poquito aquí, un poquito allá».Para que se vayan de espaldas cuando caminen,y queden heridos, enredados y atrapados.
14 Por tanto, gobernantes insolentesde este pueblo de Jerusalén,escuchen la palabra del SEÑOR:
15 Ustedes dicen: «Hemos hecho un pacto con la muerte,hemos hecho una alianza con el sepulcro.Cuando venga una calamidad abrumadora,no nos podrá alcanzar,porque hemos hecho de la mentira nuestro refugioy del engaño nuestro escondite».
16 Por eso dice el SEÑOR omnipotente:«¡Yo pongo en Sión una piedra probada!,piedra angular y preciosa para un cimiento firme;el que confíe no andará desorientado.
17 Pondré como nivel la justicia,y la rectitud como plomada.El granizo arrasará con el refugio de la mentira,y las aguas inundarán el escondite.
18 Se anulará el pacto que hicieron con la muerte,quedará sin efecto su alianza con el sepulcro.Cuando venga la calamidad abrumadora,a ustedes los aplastará.
19 Cada vez que pase, los arrebatará;pasará mañana tras mañana, de día y de noche».La comprensión de este mensajecausará terror absoluto.
20 La cama es demasiado estrecha para estirarse en ella,la manta es demasiado corta para envolverse en ella.
21 Sí, el SEÑOR se levantará como en el monte Perasín,se moverá como en el valle de Gabaón;para llevar a cabo su extraña obra,para realizar su insólita tarea.
22 Ahora bien, dejen de burlarse,no sea que se aprieten más sus cadenas;porque me ha hecho saber el Señor,el SEÑOR Todopoderoso,acerca de la destrucción decretadacontra todo el país.
23 Escuchen, oigan mi voz;presten atención, oigan mi palabra:
24 Cuando un agricultor ara para sembrar,¿lo hace sin descanso?¿Se pasa todos los días rompiendo y rastrillando su terreno?
25 Después de que ha emparejado la superficie,¿no siembra eneldo y esparce comino?¿No siembra trigo en hileras,bcebada en el lugar debido,y centeno en las orillas?
26 Es Dios quien lo instruyey le enseña cómo hacerlo.
27 Porque no se trilla el eneldo con rastrillo,ni sobre el comino se pasa una rueda de carreta,sino que el eneldo se golpea con una vara,y el comino con un palo.
28 El grano se tritura, pero no demasiado,ni tampoco se trilla sin descanso.Se le pasan las ruedas de la carreta,pero los caballos no lo trituran.
29 También esto viene del SEÑOR Todopoderoso,admirable por su consejoy magnífico por su sabiduría.