25 Por eso el SEÑOR derramó sobre élsu ardiente ira y el furor de la guerra.Lo envolvió en llamas, pero no comprendió;lo consumió, pero no lo tomó en serio.