7 Lo levantan en hombros y lo cargan;lo ponen en su lugar, y allí se queda.No se puede mover de su sitio.Por más que clamen a él, no habrá de responderles,ni podrá salvarlos de sus aflicciones.