8 Por su mano derecha, por su brazo poderoso,ha jurado el SEÑOR:«Nunca más daré a tus enemigostu grano como alimento,ni se beberá gente extranjerael vino nuevo por el que trabajaste.