Hay que temer a Dios

11 El SEÑOR me habló fuertemente y me advirtió que no siguiera el camino de este pueblo. Me dijo: