17 Por eso no se complacerá el Señor en los jóvenes,ni se apiadará de huérfanos y viudas,porque todos ellos son impíos y malvados;sus labios profieren necedades.A pesar de todo esto,la ira de Dios no se ha aplacado;¡su mano aún sigue extendida!