Oración de Jeremías

23 SEÑOR, yo sé que el hombreno es dueño de su destino,que no le es dado al caminantedirigir sus propios pasos.