20 Pero tú, SEÑOR Todopoderoso,que juzgas con justicia,que pruebas los sentimientos y la mente,¡déjame ver cómo te vengas de ellos,porque en tus manos he puesto mi causa!