3 Entonces el SEÑOR me dijo por segunda vez: