5 Fui entonces y lo escondí en Perat, tal como el SEÑOR me lo había ordenado.