25 »No andes con pies descalzos, que te lastimas,ni dejes que la garganta se te reseque.Pero tú insistes: “¡No tengo remedio!Amo a dioses extraños, y tras ellos me iré”.