8 Cada vez que hablo, es para gritar:«¡Violencia! ¡Violencia!»Por eso la palabra del SEÑORno deja de ser para míun oprobio y una burla.