11 «Impíos son los profetas y los sacerdotes;aun en mi propia casa encuentro su maldad—afirma el SEÑOR—.