16 Así dice el SEÑOR:«Reprime tu llanto,las lágrimas de tus ojos,pues tus obras tendrán su recompensa:tus hijos volverán del país enemigo—afirma el SEÑOR—.