18 »Por cierto, he escuchado el lamento de Efraín:“Me has escarmentado como a un ternero sin domar,y he aceptado tu corrección.Hazme volver, y seré restaurado;porque tú, mi Dios, eres el SEÑOR.