24 Miré a las montañas, y estaban temblando;¡se sacudían todas las colinas!