15 ¡Que me mate! ¡Ya no tengo esperanza!aPero en su propia cara defenderé mi conducta.