24 La desgracia y la angustia lo llenan de terror;lo abruman como si un rey fuera a atacarlo,