30 No podrá escapar de las tinieblas;una llama de fuego marchitará sus renuevos,y el aliento de Dios lo arrebatará.