20 Del oriente al occidentelos pueblos se asombran de su suertey se estremecen de terror.