5 Pero extiende la mano y hiérelo, ¡a ver si no te maldice en tu propia cara!