28 Y dijo a los mortales:«Temer al Señor: ¡eso es sabiduría!Apartarse del mal: ¡eso es discernimiento!»