24 Si yo les sonreía, no podían creerlo;mi rostro sonriente los reanimaba.a