17 La noche me taladra los huesos;el dolor que me corroe no tiene fin.