28 Dios me libró de caer en la tumba;¡estoy vivo y disfruto de la luz!”