4 Sigue luego el rugido majestuoso de su voz;¡resuena su voz, y no retiene sus rayos!