30 Sus polluelos se regodean en la sangre;donde hay un cadáver, allí está el halcón».