10 No hay quien se atreva siquiera a provocarlo;¿quién, pues, podría hacerle frente?