25 Cuando se yergue, los poderosos tiemblan;cuando se sacude, emprenden la huida.