7 Recuerda, oh Dios, que mi vida es un suspiro;que ya no verán mis ojos la felicidad.