8 Los ojos que hoy me ven, no me verán mañana;pondrás en mí tus ojos, pero ya no existiré.