34 ¡No hay quien aleje de mí el báculo divinopara que ya no me asuste su terror!