11 Pero el mar se iba enfureciendo más y más, así que le preguntaron:—¿Qué vamos a hacer contigo para que el mar deje de azotarnos?