7 Pero al amanecer del día siguiente Dios dispuso que un gusano la hiriera, y la planta se marchitó.