28 Luego Josué incendió la ciudad, reduciéndola a escombros, como permanece hasta el día de hoy.